diabetes y ejercicio físico

Ya es sabido que el ejercicio físico tiene infinidad de beneficios en lo que a salud se refiere, así como en la prevención de enfermedades. En este artículo, vamos a ver su impacto en la diabetes, una patología que afecta a unos 6 millones de personas en España, y 1 de cada 10 casos de diabetes diagnosticados, es de tipo 11.

Beneficios del ejercicio físico

Cuando realizamos ejercicio físico, esto va a implicar una reducción de los niveles de glucosa en sangre y una mejora de la sensibilidad a la insulina, contrarrestando la resistencia a la insulina. En numerosos estudios se pone de manifiesto como el ejercicio reduce los niveles de hemoglobina glicosilada (HbA1c). En cuanto al tipo de ejercicio, tanto el ejercicio aeróbico como el entrenamiento de fuerza va a impactar positivamente, pero obtendremos mejores beneficios si combinamos ambos tipos de entrenamiento. También es fundamental comprender como va afectar cada tipo de ejercicio físico con el objetivo de realizar las adaptaciones oportunas. En el caso de realizar ejercicio aeróbico de baja o moderada intensidad (carrera, ciclismo,…), la glucosa en sangre desciende notablemente en la mayoría de las personas diabéticas, mientras que en un ejercicio anaeróbico intenso (sprint, entrenamiento de fuerza…) la glucosa tiende a subir. En el caso de ejercicio físico de carácter mixtos (fútbol, baloncesto…), la concentración de glucosa en sangre suele mantenerse estable y/o puede fluctuar dependiendo del individuo.

Consejos durante la práctica de ejercicio físico

Un buen momento para realizar ejercicio físico, es entre una y tres horas después de comer, ya que los niveles de glucosa en sangre es cuando deberían estar más elevados. En el caso de utilizar insulina, es importante medirse los niveles de glucosa en sangre antes de la práctica de ejercicio. Si se encuentra por debajo de 100 mg/dL, puede ser adecuado comer algún alimento de fácil digestión con el objetivo de evitar una posible hipoglucemia. Además, sería interesante realizar una segunda medición de la glucosa 30 minutos tras la ingesta. Si el ejercicio es de una intensidad elevada, es recomendable controlar los niveles de glucosa tras la actividad. Si estos niveles son demasiado elevados (por encima de 250mg/dL), debemos tener cuidado, ya que el ejercicio puede provocar que la glucosa aumente todavía más.

Ten en cuenta que…

Además de las recomendaciones en cuanto a tipo de ejercicio e ingestas, debemos considerar el índice glucémico de los carbohidratos consumidos. Saber el tiempo de absorción de los diferentes alimentos y como esto nos va a afectar. Puede ser interesante optar por alimentos con un índice glucémico medio-bajo antes de la práctica de ejercicio físico, debido a su asimilación más lenta. Durante y después de realizar ejercicio físico (siempre y cuando los niveles de glucosa se encuentre en valores adecuados)podemos optar por alimentos de índice glucémico alto, ya que su absorción es rápida.

Glosario

  1. Diabetes tipo I: se manifiesta cuando el páncreas pierde su capacidad de producir la hormona insulina. Esta hormona hace posible la utilización de la glucosa por parte de las células del organismo. Las personas con esta patología han de inyectarse insulina de manera externa, llevar una dieta rigurosa con los hidratos de carbono y controlar el nivel de glucosa en sangre cada pocas horas.

REFERENCIAS:

Deja un comentario